Uno de los principales obstáculos que enfrentan los pequeños emprendedores que desean tener una exitosa experiencia en el e-commerce es la falta de buenos enlaces logísticos y nos referimos concretamente a los servicios de mensajería. Este es un tema de debate porque una parte fundamental del éxito de nuestro negocio virtual es entregar nuestros productos en tiempo y forma.

 

Contar con un buen aliado logístico es un paso básico pues una de las barreras más importantes del comercio electrónico es la disponibilidad del producto y la otra son los tiempos de entrega. Recordemos que en 2014 la principal causa de quejas por ventas truncas en el portal MercadoLibre fue que el vendedor no tuvo el producto acordado, el segundo fue un excesivo cobro por gastos de envío.

 

Para combatir estas inconsistencias empresas innovadoras como Linio tienen un servicio donde piden a los vendedores con mejor reputación un stock de productos de alta rotación, mismos que son almacenados en su centro de operaciones físico y se envían directamente a los compradores, corriendo Linio con todos los riesgos logísticos garantizando un tiempo de entrega más rápido para el consumidor final. Este sistema también será acuñado por Amazon, siendo las dos únicas empresas de e-commerce en México que ponen manos a la obra en la seguridad de los envíos, en el control del inventario y sobre todo en los tiempos de entrega.

 

El inconveniente de estos sistemas es que para acceder a ellos se debe contar con una excelente trayectoria dentro del sitio y que los costos de operación suelen sacar de la competencia a los pequeños revendedores, por este motivo muchos de los nuevos sellers optan por absorber los gastos de mensajería o cargarlos a cuenta del consumidor, esto último es un serio factor de desventaja que complica la posibilidad de lograr una venta.

 

Si tu alternativa es realizar los envíos por tus propios medios en el mercado mexicano existen varias empresas que a la larga son lo mismo pero los mejor posicionados son Estafeta, DHL, UPS, Fedex y últimamente Redpack; todos ofrecen servicios y precios similares pero el emprendedor debe ser muy cuidadoso, es recomendable contratar un número determinado de guías prepagadas con la finalidad de obtener un mejor precio pero sobre todo un picking gratuito, evitando complicaciones de llevar a las oficinas de la mensajería el producto.

 

Al momento de negociar con las empresas de mensajería lean detenidamente las cláusulas de los contratos y sobre todo de los seguros, en especial aquellas que señalan los artículos prohibidos ya que en el caso de robo, ruptura o pérdida del envío las empresas de mensajería te pedirán las facturas originales para pagar el seguro, verificarán el embalaje del producto y corroborarán que el artículo no figure en una lista de envíos prohibidos.  Ojo aquí porque de incurrir en alguna anomalía con estos tres requisitos lo más probable es que el seguro quede invalidado y no recuperes un solo peso, quedando este envío como merma, causando además una molestia en tu cliente ya que tendrá que esperar más tiempo para recibir su artículo.

 

Otra regla de los envíos es que el seguro en la práctica ampara cantidades de hasta dos mil pesos mexicanos, después de este monto cobrar un seguro se vuelve realmente complicado y las mensajerías recurren a todo tipo de argumentos técnicos (mañas) para atribuirte la responsabilidad del daño o pérdida. Estafeta encabeza el listado de demandas ante PROFECO por estas malas prácticas así que ten cuidado, vale más hacer un buen embalaje que te requiera tiempo y esfuerzo que una pérdida total.

 

El último aspecto para considerar es si se recurre a envíos terrestres o aéreos, en el caso de que tu producto tenga un embalaje robusto y que además su composición no sea frágil te recomendamos hacer tus envíos por vía terrestre, pero si en contraparte manejas equipos electrónicos, cristales, vidrio, aluminio o demás elementos delicados, ve por el envío aéreo. Recuerda que a mayor tiempo de traslado aumenta considerablemente el riesgo de sufrir algún daño.

 

Para terminar te aconsejamos que incluyas siempre en el costo de tu producto los gastos de envío, es mejor sacrificar una parte del margen de utilidad para mejorar las ventas que tener costos excesivos y no vender nada.  Al precio también es recomendable agregarle un 1 o 2% que se destinará a la publicidad, que hoy en día es tan necesaria también en el mundo del comercio electrónico. Conforme vayas avanzando en tus ventas te darás cuenta del importante colchón financiero que creaste para invertir en tus primeras campañas publicitarias.

 

Buenas ventas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *