Cuidado con el Mole de Caderas Pirata

Cuidado con el Mole de Caderas Pirata

Cuidado con el Mole de Caderas Pirata:

 

El mole de caderas es un platillo que sin lugar a dudas ha alcanzado una reputación muy buena a nivel nacional, cada temporada vienen más turistas a nuestra ciudad preguntando por el singular platillo, sin embargo como todo producto de buena reputación está expuesto a la alteración de sus ingredientes, en este caso concretamente nos referimos a la piratería.

 

Dando un preámbulo diremos que la historia del Mole de Caderas es compleja, sus inicios se dan en el año de 1590 cuando llegaron al Valle de Tehuacán los primeros especímenes de ganado caprino, mismos que en poco tiempo se adaptaron a las condiciones climáticas del valle ya que requerían poca agua para sobrevivir y se alimentaban con el forraje de las periferias.

 

Para el Siglo XVIII la cría del ganado caprino estaba bien afianzada, el proceso de La Mesta había creado un método con el cual los chivos circulaban en hatos de 500 especímenes, mismos que transitaban por diferentes veredas para no agotar el alimento; estos hatos pastaba por la tierra caliente durante primavera y verano, y para el otoño regresaban al centro de Tehuacán para ser sacrificados.

 

Para conocer más sobre la historia de La Matanza les recomendamos el artículo: Recuento Histórico de La Matanza.

 

Los cuidados del ganado caprino para La Matanza:

Actualmente el cuidado del ganado caprino para elaborar el Mole de Caderas dura todo un año,  pero al menos 12 semanas antes del sacrificio los chivos consumen raciones mínimas de agua, sólo se alimentan con forraje silvestre e inclusive cactáceas y suculentas. Además los introductores colocan sal en puntos estratégicos para que los animales la consuman. Se dice que es así como surge el peculiar sabor de la carne.

 

La receta del Mole de Caderas:

Para la elaboración del platillo se emplean los siguientes ingredientes: una cadera y un espinazo, chiles guajillo, costeño, serrano y cuicateco, hoja de aguacate, cebolla, ajo, tomate verde, jitomate, sal, manteca, huaje, ejotes de la región y cilantro. El modo de preparación es el siguiente: Primero se lavan muy bien las caderas y se cuecen en agua con ajo, sal, cebolla y hojas de aguacate. Los tomates y jitomates se hierven junto con los chiles y condimentos para generar la pasta; después se pone a calentar la manteca en una cazuela de barro, se sazona con manteca y se fríe la salsa. Después ya sazonada la salsa se incorpora a las caderas junto con el caldo donde se cocieron y al último se agregan los ejotes ya cocidos y la salsa de huaje para darle el toque final.

 

Aviso Contra la Piratería:

Recientemente la CANIRAC advirtió sobre la comercialización de “Mole de Caderas” pirata, el cual se prepara utilizando carne de chivo común (que no sigue el proceso de cebado de la carne de Matanza) o inclusive otras carnes que no son de ganado caprino.

 

Por esta razón se pide a los consumidores que sean observadores, la carne de chivo de Matanza tiene un color más oscuro, es más salada y en promedio el platillo se está ofreciendo con un precio al público entre los $ 300.00 hasta los $ 450.00 según las tarifas del establecimiento donde se consuma (información del año 2016). Si usted encuentra precios por debajo de estos estándares es probable que le estén ofreciendo un producto alterado. Otra recomendación es consumir en establecimientos formales, donde se garantiza la autenticidad del platillo así como las mejores condiciones de higiene y calidad en el servicio.

 

Si usted sospecha que ha sido engañado con mole de caderas pirata puede denunciar en:

 

Jurisdicción Sanitaria # 10 Tehuacán Puebla.

  • Felipe de Jesús Díaz González
  • E-mail: felipe.diaz@ss.pue.gob.mx
  • Tel.: 01-238-38-2-11-35, 01-238-38-2-60-56,
  • Ext.: Marcación de 4 dígitos: 9 + 3546

 

Procuraduría Federal del Consumidor Delegación Puebla.

  • Calle 19 Sur # 506, La Paz, 72160 Heroica Puebla de Zaragoza, Pue.
  • 01 222 246 1522

 

Una respuesta

  1. Julio López

    En una ocasión en que fuimos invitados a Oaxaca capital al cumpleaños de la hermana de mi esposa que vive allí, los invitados que eran oaxaqueños, insistían que el mole de caderas es oaxaqueño, mi cuñado Beto para zanjar la discusión se volteó hacia mí y me pregunto ¿Desde cuando comes mole de caderas? Desde que tengo uso de razón, conteste ¿Y tú papá? igual, de hecho lo comían mis abuelos y sus padres también, de ellos solo conocí a una bisabuela materna que lo conocía de Tehuacan, aunque ella era de Morelos. Les pregunto a los oaxaqueños ¿Y ustedes? Ellos eran la primera generación en comerlo.