Francisco I. Madero en Tehuacán (19 de Julio de 1911)

Francisco I. Madero en Tehuacán (19 de Julio de 1911)

publicado en: Cultural, Históricas, Social | 1

Francisco I. Madero en Tehuacán: En 1911 Madero visitó nuestra ciudad todavía como Candidato Presidencial.

 

Las condiciones de vida de las clases oprimidas desataron una revuelta social en México que provocó la salida de Porfirio Díaz del poder. Mediante los Tratados de Ciudad Juárez, firmados en 1911, se acordó que Francisco León de la Barra fuera el Presidente Interino de México, encargado de convocar a nuevas elecciones, donde seguramente Francisco I. Madero, autor de “La Sucesión Presidencial” se alzaría con el triunfo.

 

En este contexto histórico Madero visitó en una ocasión más Tehuacán Puebla, siendo recibido en San Lorenzo Teotipilco el 19 de julio de 1911 por una comitiva integrada en parte por la clase acomodada y en otra por caciques y demás “figuras empresariales y políticas” de la región.

 

La presencia de estas personas significaba que Madero no representaba más una amenaza, ya que ahora ya no era considerado como una figura que llamaba al desorden y que por el contrario ese temido cambio de régimen no sería más que un mero trámite de gobierno sin ningún efecto político, económico ni social. Madero simplemente sería un títere más, al menos así lo veían los propietarios quienes en realidad apoyaban a los inconformes porfiristas que ansiosos esperaban regresar al poder.

 

Francisco I. Madero por su parte estaba realizando una campaña de reconciliación nacional cuyo objetivo primario era conservar su popularidad, pero existía un dilema pues si calmaba a los campesinos con la represión y el uso de las fuerzas armadas se quedaría sin el apoyo de la clase oprimida y las revueltas continuarían indefinidamente, pero si realizaba reformas perdería la confianza de los empresarios, comerciantes y lugartenientes.

 

Francisco Madero Posing with Horse

 

De esta manera días antes de llegar a Tehuacán ya se comentaba públicamente que Madero había abrazado a los generales simpatizantes Porfiristas Blanquet y Valle, autores de una masacre contra campesinos desarmados en Puebla que apoyaban a los maderistas.

 

Por este motivo personajes como Camerino Mendoza que supuestamente simpatizaban con Madero se sintieron traicionados y por un lado dieron la recepción a Madero pero por el otro boicotearon la visita con mantas y protestas que gritaban al candidato presidencial consignas como “traidor y asesino”.

 

Otra mala noticia que recibió Madero estando en Tehuacán es que el General Porfirista Bernardo Reyes no aceptaría la propuesta de quedarse como Ministro de Guerra y en lugar de eso lanzaría su propia candidatura a la Presidencia de la República contando con el apoyo de la clase propietaria, aunque meses más tarde renunciaría a esta idea y Madero sería elegido como Presidente.

 

Lo peor que pudo hacer Francisco I. Madero fue dudar pues quedó en medio de los dos bloques y al querer servir a dos bandos, falló a sus campesinos cuando Zapata pidió autorización para atacar Puebla y vengar a los masacrados por Blanquet, recibiendo la negativa de Madero, y perdió el apoyo de los acaudalados poco después al demostrar que no tenía control sobre las fuerzas armadas ni una estrategia efectiva para garantizar los privilegios a los que estaban acostumbrados.

 

De esta manera en los meses siguientes cuando Madero fue elegido como Presidente, las tropas Zapatistas exigieron que cumpliera su compromiso de restituir las tierras, pero Madero no pudo cumplir y fue declarado traidor por Zapata, decretando el Plan de Ayala iniciando la caída formal del gobierno maderista.

 

 

 

Seguir Historia de Tehuacán:

Somos un conjunto de emprendedores cautivados por la belleza histórica y cultural de Tehuacán Puebla. Hacemos pequeños esfuerzos por difundir a nuestra ciudad y la región como un lugar importante en la historia de México.

Últimas publicaciones de

Una respuesta

  1. Antonio Ceja

    Excelente información muchas gracias
    Ojalá puedan subir a este sitio más fotos de Tehuacanū
    Saludos